Terminos y Condiciones de la web. ¿Son necesarios?

Sí, toda página web debe contener unos Términos y Condiciones Generales (TyCG).

De hecho, estas condiciones de uso propias de los negocios digitales pueden verse como una ventaja total, debido a que no es necesario que hagas firmar un contrato a cada usuario y, en la mayoría de los casos, se acepta la casilla sin leer todo el contenido.

Ahora bien… Quizás no te hayas parado a pensarlo, pero cuando un usuario acepta los Términos y Condiciones Generales de tu página web, ¡Está celebrando un contrato contigo!

En caso de que hubiera cualquier problema, ambas partes tendrían que asumir sus responsabilidades y quien tuviera la culpa, tendría que asumirla también.

Además, son contratos que no se negocian y es relativamente sencillo que alguna de sus cláusulas pueda resultar abusiva. Esto quiere decir que algún juez podría declararla nula, así que aunque tendría que haber un procedimiento judicial de por medio, debes ser moderado y no generar grandes desequilibrios en tus TyCG.

Por eso, subrayamos: ¡Intenta tener cuidado!

Otras ventajas  de los TyCG de una web es que sus elementos se pueden cambiar en cualquier momento.

Cualquier cambio de tu operativa podrá introducirse con facilidad en estas condiciones y va a ser aceptado por todos los usuarios. Esto supone un inmenso ahorro de tiempo y de dinero en tareas administrativas.

La posibilidad de introducción de actualizaciones es la que nos lleva a aconsejarte que no gastes cientos o miles de euros en redactar textos legales al principio, porque estamos casi seguros de que tu negocio va a ir cambiando según vayas validando tus hipótesis y te vas a ver obligado a pivotar y a cambiar el modelo en muchas ocasiones.

Ya sabes que el Método Lean Legal consiste en aplicar la filosofía Lean Startup al asesoramiento jurídico y, este caso, no va a ser una excepción. Es mejor que valides primero la operativa de negocio y cómo funciona (aunque nuestros abogados expertos en negocios digitales también pueden ayudarte en eso).

Pero… ¿Qué deben contener los TyCG de mi web?

Primero debes dedicar tiempo a pensar toda la operativa del negocio.  Los términos y condiciones tendrán que regular el funcionamiento de la web y la relación con el usuario respecto al acceso a los contenidos o servicios que se ofrezcan, así como el tratamiento de datos personales o la política de cookies.

Además, son textos unilaterales, impuestos por la empresa sin posibilidad de que los usuarios tengan capacidad de negociación.

Son, en definitiva, contratos de adhesión.

Sí, es como esos contratos que firmas con el banco o con la empresa de telefonía y que no puedes negociar… Si quieres lo tomas y si no lo dejas.

Ya sabes que nuestros abogados especializados en Startups y negocios innovadores, van a poder ayudarte con esto.

Nuestra experiencia y la información que tú nos des, serán suficiente para saber dónde están los riesgos y -por qué no- ayudarte a definir también tu operativa de negocio.

El valor de nuestros abogados no está sólo en redactar unos buenos TyCG, sino también en ayudarte a diseñar la mejor operativa para tu negocio.

 

Así que, ponte en manos de alguno de los abogado de Lawks, tanto para hacer una consulta inicial, para redactarlos o para modificarlos cuando tu operativa cambie.

 

Regístrate en Lawks y Consulta a nuestros abogados

Ignacio Herrero
Ignacio Herrero

Abogado especialista en Startups y negocios innovadores. "El Derecho no es difícil, si hablamos el mismo idioma".