¿Cómo registrar una Marca en la OEPM de España?

Muchos emprendedores cuando tienen una idea y se creen que va ser el negocio de su vida lo primero que hacen es crear un logo y ponerle un nombre al negocio y acto seguido registrar la marca
incurriendo en unos gastos que, a nuestro entender, no son necesarios en ese momento y que es preferible destinarlos a otras cuestiones.

La intención, claramente es buena y tiene cierto sentido, pero es muy complejo e improbable que alguien te plagie la idea en una fase de tal incertidumbre que no eres consciente ni del devenir de tu propia idea.

Al margen de lo anterior, en este artículo os vamos a explicar cómo se registra una marca pero antes que nada, es importante que tengas en mente una serie de conceptos…

¿Qué es una marca?

La marca es un signo distintivo (gráfico o no) que permite diferenciar en el mercado unos productos o servicios de otros productos o servicios idénticos o similares.

También es indicador de calidad y un medio de promoción de ventas. Hay incluso quien dice que «las marcas son promesas».

La marca, en cierta medida, es el signo distintivo usado por el empresario para diferenciar en el mercado su producto o servicio respecto del de la competencia.

Podrán constituir una marca todos los signos que permitan distinguir los productos o servicios de una empresa respecto de otras, entre otros: las palabras, los dibujos, las letras, las cifras, los colores, la forma del producto o de su embalaje, los sonidos, etc.

Hay varios tipos de marcas: denominativa, figurativa, tridimensional, de posición, patrón, color, holograma, multimedia, etc.

¿Es lo misma la marca que el nombre comercial?

La respuesta es clara y rotunda, NO. No obstante, la experiencia avala que la gente las confunde y se creen que es lo mismo.

El nombre comercial es el signo o denominación que distingue a la empresa que fabrica o comercializa los productos o presta los servicios mientras que la marca distingue los productos o servicios que fabrica, comercializa o presta dicha empresa.

¿Quién puede solicitar el registro?

Cualquier persona física o jurídica. También se permite actuar mediante Agente de la Propiedad Industrial o representante debidamente autorizado.

¿Realmente te merece la pena registrar tu marca?

En línea con lo expuesto previamente, insistimos que en los primeros pasos del proyecto de tu vida no es necesario malgastar tiempo en cuestiones como registrar la marca, lo importante es validar la idea.

Para ello, te recomendamos que pongas en práctica el método Lean Legal que te vamos a enseñar en nuestros cursos de formación. Esta filosofía se basa en verificar si la gente esta interesada en tu
marca, en tu idea, en tu proyecto en el menor tiempo posible, sin incurrir en grandes gastos y con ciertas garantías de estar haciendo las cosas bien.

Si cumples con el paso anterior y una vez validada tu idea, entonces estás listo y es buen momento para proteger tu marca y lanzarte al mercado. Hasta ese momento, no me cansaré de repetirlo, no tiene sentido. Imagínate…que a nadie le gusta tu idea…te habrías dejado tiempo y habrías malgastado dinero para nada.

¿Cómo se registra e inscribe una marca?

Para registrar una marca puedes realizarlo de manera presencial o de manera telemática. Te recomendamos la segunda opción porque es más rápida, un 15% más económica y la puedes hacer desde tu misma casa a través de la página web de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).

No obstante, en el caso que optes por la primera de las opciones, deberás acudir a la Oficina Española de Patentes y Marcas, a Centros Regionales de información de propiedad industrial de las distintas Comunidades Autónomas, Oficinas de Correos (sobre abierto, por correo certificado y con acuse de recibo), etc.

Independientemente de que optes por una u otra, con carácter previo a proceder a tramitar la solicitud, te recomendamos que hagas una breve consulta de signos distintivos registrados o solicitados para verificar si no existe uno como el tuyo.

Para ello, tienes que entrar en la web de la OPEM, pinchar en el apartado Marcas y Nombres Comerciales e insertar en el buscador el nombre que le quieres dar a tu marca.

No te llevará más de 2 minutos y te puede evitar malgastar mucho tiempo.

Una vez verificado que no hay un signo como el que pretendes registrar, en caso de que optes tramitar la solicitud en la sede electrónica, deberás descargarte un formulario y rellenarlo cumplimentando una serie de pasos.

Es muy importantes que tengas claro que clase de producto quieres proteger, ya que será transcendental de cara a la cuantía económica a pagar. No es lo mismo registrar un producto de cosmética que uno farmacéutico.

Por cierto, existe un rumor falso en diferentes blogs ignorantes de que es posible registrar la marca de manera gratuita. Pues ya te adelante que es una falsedad absoluta, ya que la única entidad
encargada en España del registro de marcas es la OEPM, es la que se encarga de establecer las tarifas y no hay ninguna manera de eludirlos al no existir alternativa posible ni registro gratuito alguno.

Para que te hagas una idea, el precio del registro de marcas a nivel nacional oscila entre 150 y 300 euros y sobre todo tiempo.

Por ello, deberás revisar el acuerdo internacional, comúnmente conocido como clasificación de Niza, dónde se establecer múltiples clasificaciones de marcas y deberás optar por una de ellas.

Probablemente no entiendas nada, por lo que te recomendamos que te inscribas al curso de formación y lo entenderás de la manera más práctica posible.

En cuanto a la documentación se refiere, la OEPM te va pedir, como mínimo, lo siguiente:

● Tus datos como solicitante, así como datos de notificación (correo, número..)
● Los detalles del signo distintivo. Lo habitual, es que la Marca en estos casos se encuentre
asociada a una imagen, por lo que tendrás que subir ésta a la Plataforma de la OEPM.
● Documentación: dependiendo de la opción seleccionada te harán presentar unos determinados documentos.

 

Si necesitas ayuda, pregúntanos:

 

Regístrate en Lawks y consulta a nuestros abogados

Ignacio Herrero
Ignacio Herrero

Abogado especialista en Startups y negocios innovadores. "El Derecho no es difícil, si hablamos el mismo idioma".