¿Cómo financiar un Proyecto o Negocio Propio?

A la hora de buscar financiación para nuestra Startup, siempre pensamos en buscar inversores externos, como los Business Angels.

Sin embargo, optar por esta opción casi siempre trae problemas, principalmente por lo siguiente: Casi ningún inversor opta por invertir en un proyecto que no está muy rodado, así como que apenas tenga métricas e ingresos para realizar un análisis. 

Pese a esto, tengo que decirte que muchos de los grandes proyectos que han triunfado hoy en día, no accedieron al capital de riesgo en un primer momento, pero ahora son capaces de crecer a grandes tasas y de generar muchos ingresos, ¿cómo han conseguido financiarse esas empresas ? es lo que vamos a ver. 

Las famosas rondas “triple F”, son la mejor forma de obtener financiación al principio.

Las primeras fases de un negocio, es mejor tener capacidad de financiarlas por uno mismo. Sin embargo, esto no siempre es posible, por lo que los “triple F” pueden ser una buena opción.

¿Y en qué consisten estos? Bien, por sus siglas en inglés significan “Fools, Friends and Family”, o lo que es lo mismo; tontos, amigos y familia. 

Obtener financiación de este modo suele ser más sencillo, ya que se apela al sentimiento y la relación personal, que puedas tener con otras personas. Sin embargo, tienes que tener cuidado, ya que si las cosas salen mal el dinero de la otra persona puede quedar perdido.

Imagínate que quieres montar una farmacia, necesitas 50 mil euros e hipotecas la casa de tus padres para obtenerlos, si las cosas salen mal tu no te lo podrás perdonar y ellos a ti es posible que tampoco. Por lo que ten mucho cuidado en este aspecto, nosotros por nuestra parte te podemos dar una serie de «tips»:

  • No pidas mucho dinero: sólo aquellas cantidades que tu gente cercana pueda permitirse perder. 
  • Vigila a quien se lo pides: si las cosas salen mal vuestra relación puede terminar
  • Se transparente: no vendas como una oportunidad de oro para tus familiares cercano lo que puede ser de alto riesgo, o de lo contrario les podrías estar estafando.
  • Evita que sea demasiada gente y que tu capital pueda quedar comprometido en exceso. 

Préstamos convertibles.

Si entiendes de conceptos de inversión, es posible que alguna vez hayas escuchado hablar de los bonos u obligaciones convertibles, pues esto es algo muy parecido. 

Si recurres a las rondas triple F, es una buena opción hacer uso de estos préstamos. Básicamente, por si no lo sabes, consisten en un contrato, mediante el cual los “Triple F”, te van a prestar un dinero y tu te vas a comprometer a devolverlo con un interés, pasado un tiempo determinado o a convertir su préstamos en participaciones. 

Esta decisión puedes tomarla por tí mismo, o también puedes optar porque sea este el que decida que hacer pasado un tiempo. 

Es posible que te estés preguntando, ¿no es arriesgado comprometerse a devolver ese dinero con un interés? Y lo cierto es que si, pero así te aseguras de no pedir más dinero que el estrictamente necesario.  Además, así te centraras más, estando enfocado a obtener Product-Market-Fit , es decir comprobar la viabilidad de tu producto. 

¿Qué porcentaje asignar en caso de que se conviertan en socios? 

Es una de las grandes dudas y es que hay que tener cuidado, ya que se puede tender a ser poco cauteloso y a atribuir un porcentaje muy elevado en la participación de los beneficios. 

Para ello, es necesario precisar una valoración total del proyecto, donde se incluyan las aportaciones del resto de miembros, realizando a partir de esta la distribución.

De esta manera, si el proyecto va a ser valorado en, pongamos, 100 mil euros y tus socios aportaran 15 mil euros, les corresponderían un 15% de las participaciones sociales, en caso de que optaran por convertir. 

Valorar tu proyecto en una menor cantidad de dinero podría implicar riesgos, ya que si este es luego un éxito, podría implicar estar regalando dinero a tus inversores, por lo que mucho cuidado. 

Crowdfounding: Otra forma de obtener financiación

Esta novedosa forma de financiación consiste en la colaboración de terceros en tu proyecto a cambio de un beneficio  para estos, como puede ser el acceso exclusivo a los productos o servicios de tu empresa. ¿Interesante verdad?

Alguna de las plataformas más famosas son Crowdear, Sesocio, o Weeshing, todas ellas sin duda interesantes. 

En Conclusión

La mejor forma de obtener financiación es no tener que necesitarla, intentando tirar hacia delante al principio con el mínimo capital posible, aunque para ello sea necesario renunciar a entregar un producto de gran valor en un primer momento.

Algunos de los negocios más grandes de hoy en día, como amazon, empezaron en un simple trastero, por lo que calma y avanza con tranquilidad pero sin pausa.

 

Regístrate en Lawks y Consulta a nuestros abogados

Ignacio Herrero
Ignacio Herrero

Abogado especialista en Startups y negocios innovadores. "El Derecho no es difícil, si hablamos el mismo idioma".