Shadow Equity o Phantom Shares

De acuerdo con la filosofía Lean Legal, debes hacer lo posible por proteger tu capital, como si fuera tu bien más preciado.

El fenómeno de la dilución puede hacerte perder muchos miles e incluso millones de euros, en cada ronda de inversión que hagas o si finalmente alcanzas un buen acuerdo de «Exit» y consigues vender tu Startup, como recientemente ha hecho IDEALISTA.

Sin embargo, coincidirás conmigo en que debes incentivar a tu equipo para que sientan que el proyecto también es suyo.

Que su implicación sea tan grande, que quieran verlo crecer tanto como tú mismo.

El Shadow Equity” o las “Phantom Shares” son los mecanismos idóneos para conseguir ese objetivo, puesto que van a asignar un capital ficticio a los trabajadores, como si fueran socios, pero sin que tengan que serlo.

Es una especie de juego, en el que se crean participaciones ficticias para los empleados, que tendrán derecho a percibir una retribución si se produce alguno de los eventos que a ti te beneficiarían como socio, como por ejemplo la venta de la compañía.

Se trata de un mecanismo que no está regulado y que tiene total libertad contractual, por lo que podría pactarse casi cualquier cosa.

Esta libertad, también plantea algunos problemas prácticos, pues es una figura bastante nueva y se dan situaciones que nuestro Derecho no prevé.

En cualquier caso, es una herramienta genial para incentivar a los trabajadores de cualquier Startup, sin hacerles partícipes del capital social, evitando así la dilución y, a pesar de todo, mantener la motivación para que la compañía crezca y su valoración aumente.

El acuerdo es similar a un variable” que se anexa al contrato de trabajo y genera una obligación para la empresa, de abonar dicho incentivo, en el caso de que se produzca alguno de los acontecimientos que se recogen en el documento (ej. venta sociedad, fusión/adquisición, salida a bolsa, etc.).

Debes tener en cuenta, que en principio el pago de estas cantidades se va a considerar como salario, así que la empresa tendrá que cotizar a la seguridad social por esos altos importes…

Y que el trabajador tendrá que declararlo en su IRPF, por lo que podría tener también un alto impacto fiscal para él (mucho más que si fuera accionista de la empresa, porque tributaría ese dinero como dividendos y no como rendimientos del trabajo).

También debes tener en cuenta que antes de hacer cualquier operación de este tipo, deberás informar a los futuros accionistas de la existencia de dichos pactos, pues la obligación de hacer esos pagos, será siempre de la empresa (de la que igual, tú ya has dejado de formar parte).

Por otro lado, también queremos que sepas distinguir las Phantom Shares, de otras más conocidas o más tradicionales, como las “Stock Options”, porque aunque compartan el mismo objetivo: Motivar a sus empleados para que la compañía crezca y aumente su valoración, existen entre ellas algunas diferencias importantes:

Con la implantación de un Plan de Phantom Shares:

  • No hay dilución del capital social;
  • No se otorgan acciones o participaciones reales;
  • No se adquiere la condición de accionista o socios
  • No se conceden derechos políticos, únicamente derechos económicos;
  • No están exclusivamente reservado a Sociedades Anónimas;
  • No se regulan por ley: Total libertad contractual.

Con la implantación del Plan de Stock options:

  • SI, hay dilución del capital social;
  • SI, se otorgan acciones reales;
  • SI, se adquiere la condición de accionista;
  • SI, se conceden derechos políticos y derechos económicos;
  • SI, están exclusivamente reservado a Sociedades Anónimas;
  • SI, se regulan por ley: Protección del accionista minoritario etc

Además de los Anexos al contrato de trabajo conviene hacer un protocolo general, al que se adhieren los trabajadores que así lo decidan y que regula expresamente las condiciones para disfrutar de esos incentivos laborales.

 

Si estás pensando en hacer un plan de Phantom Shares para tu Startup y necesitas que te echemos una mano para ponerlo en marcha, ya lo sabes…

Regístrate gratis y pregunta a nuestros abogados

Ignacio Herrero
Ignacio Herrero

Abogado especialista en Startups y negocios innovadores. "El Derecho no es difícil, si hablamos el mismo idioma".